Las clínicas móviles de vacunas en Long Beach esperan reducir la disparidad de vacunas para los residentes mayores en comunidades desatendidas

Se proporcionaron aproximadamente 500 dosis en la clínica móvil de vacunas en Silverado Park, que se centró en adultos de habla hispana de 65 años o más. (Foto cortesía de la ciudad de Long Beach)

A medida que la ciudad de Long Beach sigue adelante hacia la segunda fase del proceso de vacunación para el COVID-19, se hizo evidente una realidad: las personas de 65 años o más de comunidades históricamente desatendidas no estaban siendo vacunadas en altas proporciónes.

Al igual que otras personas que esperan vacunarse, las personas mayores de edad han tenido la opción de registrarse a través del sistema de notificación de vacunas de la ciudad, VaxLB, para obtener una cita. A través de esa avenida, lugares como MemorialCare Long Beach Medical Center comenzaron a vacunar a los adultos mayores que habían sido registrados.

Además, los adultos mayores también han tenido la opción de recibir la vacuna en el Departamento de Salud de Long Beach.

Sin embargo, la brecha digital, el idioma y la confianza son barreras muy reales que los residentes de Long Beach de 65 años o más en comunidades marginadas han tenido que enfrentar cuando les llegó el turno de recibir la vacuna.

Según los datos de la ciudad publicados a principios de febrero de 2021, de las personas elegibles para la vacuna, el 49.15% de las personas que recibieron la primera dosis eran blancos, mientras que el 0.54% eran Nativos Americanos y nativos de Alaska, el 1.23% eran nativos de Hawái e isleños del Pacífico, 7.56 % eran negros y 21.17% eran hispanos o latinos, respectivamente.

Con el fin de resolver estas marcadas disparidades, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de la Ciudad de Long Beach lanzó una serie de clínicas móviles de vacunas que consisten en un equipo de vacunación que se enfoca en adultos mayores en vecindarios de alto riesgo históricamente desatendidos.

Áreas de la ciudad, como el Oeste y Norte de Long Beach, se han visto afectadas de manera desproporcionada por el coronavirus. Aproximadamente el 58% de la población en el Norte son hispanos o latinos de cualquier raza y el 20% son negros, con un ingreso medio de $45,878, según datos de la ciudad de 2018.

A partir de el 23 febrero, el código postal 90805 en el Norte de Long Beach tenía 12,930 casos en comparación con 1,783 casos en el código postal 90803 en la zona más rica y predominantemente de Belmont Shore, donde la población es 68.4% blanca y el ingreso medio es de $100,089 según la pagina city-data.

Proporciónes de casos de COVID por código postal, el naranja más oscuro significa tasas más altas en comparación con el naranja más pálido. Ciudad de Long Beach

Proporciónes de casos de COVID por código postal enumerados desde las áreas con la mayor cantidad de casos hasta la más baja.

La primera clínica móvil tuvo lugar el 6 de febrero en Silverado Park en el lado oeste de Long Beach, que actualmente tiene la quinta tasa más alta de infección por coronavirus, según los últimos datos de la ciudad. El personal hablaban español y estuvieron disponibles para responder cualquier pregunta y ayudar a los asistentes de 65 años o más.

Aproximadamente 500 dosis de la vacuna se administraron en este sitio de la vacuna, según un comunicado de prensa.

Las clínicas móviles de vacunas, hasta ahora, han estado atendiendo aproximadamente de 200 a 400 personas cada una, una gran diferencia en comparación con la capacidad de 3,000 personas del centro de convenciones.

Esta diferencia de tamaño es algo que Sharon Diggs-Jackson cree que es una parte crucial del plan general de vacunación, que agrega accesibilidad para muchas personas mayores.

“Lo que están haciendo en el centro de convenciones y en algunas de las otras instalaciones más grandes es genial […] pero no todos podrán llegar a esas instalaciones”, dijo ella.

Diggs-Jackson y su organización, Elite Skills Development, ayudaron a organizar una clínica móvil de vacunas en la Iglesia Bautista de Saint Mark’s ubicada en el código postal 90813, que actualmente tiene la segunda proporción más alta de infección por coronavirus, centrándose en llegar a los ancianos Negros el 10 de febrero.

También participaron la Alianza de Ministros y la NAACP en asociación con la concejal del Distrito 6, Suely Saro.

Las clínicas móviles de vacunas más pequeñas, que han sido todas alianzas con grupos comunitarios locales, han ayudado a establecer la confianza con los adultos mayores.

“Ayudan en términos de tipo de transición de algunos de los problemas de confianza que existen, algunas de las dudas”, dijo Diggs-Jackson.

Señaló que los adultos mayores sabían que podían llamar y hablar con alguien que ya conocían y en quien confiaban directamente y eso fue un alivio. Poder hacer preguntas en un evento de una escala mucho más pequeña también los hizo más cómodos.

“Algunos de ellos se inscribieron, pero vinieron con reservas”, dijo Diggs-Jackson. “Todavía estaban nerviosos”.

Aquellos que fueron a St. Mark’s para recibir la primera vacuna podrán regresar al mismo lugar para recibir su segunda dosis, algo que Diggs-Jackson dice que aumentará su disposición a regresar.

Martha Cota, fundadora de Latinos in Action California ayudó a organizar la clínica móvil de vacunas el 20 de febrero en Washington Middle School, también en el área 90813, concentrándose en los residentes latinos.

Cota tuvo una experiencia similar en lo que respecta a la confianza de la comunidad.

“Tienen miedo por [su] estatus legal”, dijo Cota en español al Signal Tribune refiriéndose a una de las barreras que enfrentan algunos ancianos latinos.

“Tienen miedo y dicen ‘¿y si llega la migra cuando nos están vacunando?'”

Cota señaló que esto agrega una capa de vulnerabilidad a la comunidad Latinx, pero reconocer que una organización confiable como la suya está involucrada en la clínica móvil de vacunas los tranquiliza.

La clínica móvil del 20 de febrero fue una asociación entre la Concejal del Distrito 1 Mary Zendejas, el Concejal del Distrito 7 Roberto Uranga y organizaciones comunitarias.

“El evento del sábado fue directamente el resultado de mi grupo Latinos Contra Covid que había creado en diciembre”, dijo Zendejas. “Los números en mi distrito con respecto a COVID eran muy, muy, muy altos, y sentí que no podía quedarme sentada y sentir que no podía hacer nada.”

Las personas mayores se vacunan en la clínica móvil de vacunas Silverado Park el 6 de febrero (Foto cortesía de la ciudad de Long Beach)

“Tenía que hacer algo, así que decidí crear este grupo de trabajo para tratar de encontrar una, razones por las que esto está afectando a la comunidad Latina a un ritmo alarmante. Y para encontrar soluciones para detener la propagación de COVID y realmente abordar, ya sabes, los problemas que están sucediendo en esta comunidad ”, dijo Zendejas.

Además de vacunar a las personas mayores Latinx, las citas de vacunas también se extendieron a otros miembros de la comunidad Latinx que eran elegibles. Aproximadamente 400 personas asistieron a la clínica móvil de vacunas.

María Dolores de Dios Álvarez, de 84 años, de Long Beach fue una de ellas.

Aunque al principio tenía algunas dudas sobre si debía vacunarse o no, finalmente decidió asistir a la clínica móvil de vacunas del 20 de febrero.

“Todo estuvo bien”, dijo Álvarez en español al Signal Tribune. “Y yo digo ‘¿por qué no nos la vamos a poner?’ Es mejor prevenir […] Yo les digo a las demás personas que no tengan miedo, que esa vacuna es para ayudarnos a prevenir la enfermedad”.

Con el fin de inscribir a los adultos mayores que de otra manera no habrían podido hacerlo debido a barreras como la brecha digital, Cota, Diggs-Jackson y otros involucrados en la planificación de las clínicas móviles de vacunas hicieron un alcance adicional.

Para los adultos mayores en comunidades históricamente desatendidas, no tener acceso a una computadora o internet ha sido una barrera que la Ciudad y las asociaciones comunitarias están tratando de superar.

“[Zendejas y Uranga] nos invitaron a organizaciones comunitarias para conectar su visión con las necesidades que estamos viendo en nuestra comunidad”, dijo Cota sobre su participación en la clínica móvil del 20 de febrero. “Principalmente nuestra comunidad latina que no tiene acceso a una computadora o no tienen internet o bien los adultos mayores no saben cómo ingresar a las aplicaciones y registrarse [para la vacuna].”

Si bien los residentes continúan siendo extraídos del sistema VaxLB para las vacunas, se entiende que existen barreras que limitan que las personas se inscriban, por lo que estas asociaciones comunitarias se han establecido para ayudar a las personas elegibles a registrarse para las citas, según la Oficial de Equidad Katie Balderas.

“Estamos trabajando en estrecha colaboración con socios comunitarios en cada comunidad respectiva para comprender las barreras que enfrentan las personas y trabajar para llegar a aquellos que están en mayor riesgo de enfermedad y son elegibles para recibir la vacuna”, dijo Balderas.

Los socios de la comunidad han sido parte del alcance, contactando a aquellos que están registrados en VaxLB sin direcciones de correo electrónico para ayudarlos a programar citas.

Para Diggs-Jackson y aquellos involucrados en la planificación en la clínica móvil de vacunas de St. Mark, se organizó una campaña de divulgación agresiva con el fin de inscribir a la mayor cantidad posible de ancianos.

Se publicó un volante en las redes sociales y también se entregó a la Alianza de Ministros de Long Beach.

Los pastores transmitieron información sobre la clínica móvil de vacunas durante sus servicios dominicales y dirigieron a los miembros que llamaran a Elite Skills Development.

“Nuestros teléfonos sonaron mucho el domingo por la noche, el lunes y el martes, y literalmente estábamos registrando personas por teléfono”, dijo Diggs-Jackson al Signal Tribune.

Del mismo modo, Zendejas y su equipo pudieron realizar actividades de divulgación adicionales a través de asociaciones comunitarias, como Latinos in Action California.

Laura Som, fundadora del Centro MAYE en Long Beach ha estado haciendo un alcance similar para la comunidad camboyana, que se ha enfrentado a barreras similares como el analfabetismo informático y el idioma. Som ha estado organizando talleres bilingües en Facebook sobre educación COVID-19 y ayudando a la comunidad camboyana a conseguir citas para la vacuna.

Som ayudó a organizar la primera clínica móvil de vacunas en la ciudad de Cambodia Town que tuvo lugar el lunes 22 de febrero, en la que se aseguraron 390 dosis de la vacuna.

Según Balderas, las clínicas móviles de vacunas planificadas actualmente se enfocarán en distribuir segundas dosis a quienes recibieron una vacuna durante la primera ronda de clínicas, comenzando con Silverado Park.

Sin embargo, Balderas dijo que las futuras clínicas móviles se seguirán programando con socios de la comunidad y dependerán del suministro de vacunas.

“Es importante llegar a los residentes de toda la ciudad y llevar las vacunas a las comunidades de bajos ingresos y de alto riesgo”, dijo el alcalde Robert García en un comunicado de prensa en el que anunció el lanzamiento de las clínicas móviles de vacunas. “Estamos comprometidos con el lanzamiento de estas clínicas para personas mayores y otros miembros de la comunidad que viven en áreas afectadas”.

Total
3
Shares

Leave a Reply

FREE newsletter sign-up! Receive the latest news directly to your inbox every Monday, Wednesday and Friday.

Processing…
Success! You're on the list.