“Me pongo en las manos de Dios”: los vendedores ambulantes temen por su seguridad mientras trabajan para proporcionar

Todo se detiene con el sonido identificable del chirrido de la corneta de una bicicleta, el sonido universal que significa meriendas asequibles, deliciosos y caseros del vendedor ambulante local, que emerge por los bloques residenciales, acercándose a medida que la corneta suena más fuerte. El sonido audaz que indica a la gente que salga y compre sus elotes, raspados o elaborados bocadillos de frutas frescas. Las familias se levantan del sofá al unísono, los niños se distraen de los videojuegos y se apresuran a encontrar al adulto más cercano con dinero, todos buscan frenéticamente dinero en efectivo antes de que el sonido se desvanezca en el siguiente bloque.

Pero cuando el sonido de sus cornetas se desvanece, los vendedores ambulantes tienen más de qué preocuparse que de cuántos elotes o raspados vendieron ese día.

Para Enedelia Aguilar, quien lleva 12 años vendiendo elotes, raspados y otros bocadillos en Long Beach, es el acoso y la humillación a manos de el dueño de una lavandería lo que la ha hecho sentir aprensiva sobre su ruta, pero su misión de mantener a su familia la mantiene firme.

“Siempre nos ve que vamos ahi, pues yo vendo elotes. Mas antes, años atras nunca nos decia nada, llegaba y a veces nomas nos decia que no podiamos vender y asi nada mas, ” dijo Aguilar en una entrevista en español con el Signal Tribune.

Ya sea que enfrente el viento frío de un invierno de California o los rayos de sol abrasadores de un verano de Long Beach, Aguilar empuja su carrito, cargado con los ingredientes para los raspados u otros bocadillos, por las calles cerca de una lavandería en el lado oeste de Long Beach. Su esposo la deja y la recoge en una acera residencial cercana.

“Los últimos dos años se puso como agresivo”, dijo Aguilar sobre el dueño de la lavandería. “Ya nos ve y nos dice que nos vayamos, que [nuestra comida] no sirve, no esta buena y que es basura. Entra y les dice a los que estan lavando que no me compren porque lo que yo llevo no sirve, que esta echado a perder. Aguilar también lo escuchó especular con todos en la lavandería sobre el estado migratorio de ella.

Enedelia Aguilar preparó maíz para un cliente en el lado oeste de Long Beach el sábado 9 de enero. Ella ha estado vendiendo en esta área durante 12 años. (Karla M. Enriquez | Signal Tribune)

Aguilar, que a veces está acompañada por su hija de 7 años, hace todo lo posible por ignorar los comentarios, pero se volvió más difícil hacerlo en una tarde de principios de diciembre.

Después de que un cliente la detuviera en la acera cerca de la lavandería para comprar elotes para su familia, el propietario presuntamente empujó el carrito de Aguilar y le gritó que se fuera, lo que hizo llorar a la niña de 7 años, lo que la llevó a abrazar a su madre mientras suplicaba irse.

Un hombre que se identificó como el dueño de la lavandería dijo en un comunicado al Signal Tribune que la razón por la que no se permiten vendedores ambulantes fuera de su negocio es para frenar la propagación del COVID-19. Agregó que no permite comer dentro de su establecimiento por el mismo motivo.

La vendedora ambulante temía que llamaran a la policía durante el incidente porque conseguir una multa sería económicamente devastador.

Aunque Aguilar no especificó a qué tipo de multa se refería, un ejemplo de cuánto pueden llegar a costar las multas incluye $250 en el caso de vender sin permiso, por la primera infracción, $500 por la segunda y $1,000 por la tercera como se especifica en la Sección 68632 (a) o (b) del Código de Gobierno de California.

“Si no tengo dinero para mí o para mi familia, no voy a tener para pagar un ticket”, dijo Aguilar.

Al enterarse del incidente, Tito Rodríguez, conocido localmente como Hood Santa, visitó a la familia durante la temporada Navideña y les regaló juguetes y productos de Diamond Supply.

“Me da miedo, como mujer, pero yo la verdad tengo la necesidad de ir a vender,” Aguilar dijo de las dificultades que conlleva ser un vendedor ambulante. “Me pongo en las manos de Dios y que Dios me acompañe, hágase su voluntad y no tengo de otra mas que salir a vender.”

Crosstown, una organización de noticias sin fines de lucro basada en datos con sede en la Escuela de Comunicación y Periodismo de USC Annenberg informó en octubre de 2020 que, según los datos del Departamento de Policía de Los Ángeles, los delitos cometidos contra los vendedores ambulantes en la ciudad de Los Ángeles, un centro de vendedores ambulantes , han experimentado un aumento constante, un 337% más desde el 2010-2019.

Según Brandon Fahey, oficial de información pública del Departamento de Policía de Long Beach, no hay datos disponibles sobre crímenes contra vendedores ambulantes en Long Beach, ya que no es una métrica que se rastrea.

Fahey agregó que no hay evidencia que contribuya a indicar que actualmente existe una tendencia o una serie de delitos que involucran a los vendedores ambulantes en la ciudad de Long Beach.

Aguilar no es la única que ha enfrentado dificultades mientras realizaba su día de trabajo por las calles de Long Beach.

En un incidente no relacionado, el cuñado de Aguilar, también vendedor ambulante, fue agredido y enviado al hospital hace tres años mientras trabajaba en Long Beach.

De manera similar, a fines de junio de 2020, el vendedor Bililfo Fernández fue asaltado y robado a punta de pistola mientras vendía elotes en el vecindario Washington Heights de Long Beach.

Ver relacionado: “Estoy vivo por un milagro”: la comunidad de vendedores ambulantes locales marchan en solidaridad con el elotero Bililfo Fernández

Bililfo Fernández habla a los medios frente al gobernador George Deukmejian Courthouse el 2 de julio.

“Les di [lo que pidieron] nunca pensé que me iban a hacer nada, una vez que les di [el elote], me apuntaron con una pistola y me pidieron el dinero”, Fernández dijo en un comunicado en español al Signal Tribune en julio.

El incidente llevó a Fernández al hospital por dos días donde fue atendido por los golpes que recibió en el rostro y la cabeza con una pistola.

A Fernández le robaron aproximadamente entre $100 y $200 y su nuevo teléfono, que le había regalado su hija semanas antes.

El 2 de julio de 2020, los partidarios de Fernández organizaron una marcha por Pine Avenue para defenderlo a él y a otros vendedores ambulantes.

“Creo que volveré a trabajar, pero ahora tendré miedo”, dijo el vendedor al Signal Tribune mientras estaba en la marcha. “No será como antes, donde salí felizmente.”

Solo un par de días después, el 11 de julio, el vendedor Bernardo Núñez estaba recorriendo su ruta cuando hizo una parada en una tienda de 99 centavos en la calle 53 y Long Beach para comprar refrescos y servilletas. La breve parada de tres minutos fue todo lo que necesitó para que le robaran el carrito.

El vendedor ambulante le dijo al Signal Tribune en julio que salió corriendo de la tienda y recorrió la calle 53 en busca de su carrito, preguntando frenéticamente a cualquier persona que veía en la calle si lo había visto. Núñez estaba tan nervioso que no pudo marcar su teléfono celular.

“Si senti feo, porque [hacia] poco [dinero], pero si sacaba y ahorita ya nada,”dijo Núñez sobre el impacto del robo al Signal Tribune.

Se llamó a la policía, pero Nuñez todavía buscó su carro a pie antes de que llegaran con la esperanza de encontrarlo.

Ver relacionado: Navidad en julio: Hood Santa y La Fundación Local Hearts recaudan mas de $10,000 para vendedor local que fue robado


Bernardo Nuñez habló con el Signal Tribune sobre el robo de su carrito de helados a fines de julio de 2020 (Imagen a través de captura de pantalla del video de Signal Tribune de Nuñez)

Sin que él lo supiera, Rodríguez y la Fundación Local Hearts estaban organizando un GoFundMe con una meta de $10,000 para conseguirle a Nuñez un carrito de bicicletas, que fue presentado al vendedor ambulante a fines de julio.

Rodríguez y su equipo se han convertido en santos patrones de la defensa de los vendedores ambulantes con su movimiento “Defiende a los Eloteros”, en el que repartieron desinfectante de manos y otros equipos de protección a los vendedores. Incluso hicieron camisetas con el mismo lema, y ​​las ganancias se destinaron a la Fundación Local Hearts para apoyar a los vendedores ambulantes locales.

“Nadie tiene derecho de intimidarnos por no tener un buen trabajo”, dijo Aguilar. “[Me gustaría] que nos dejaran vender [nuestros productos] sin andar vendiendo con miedo o temor que vaya salir gente y por odio a nosotros nos fueran hacer algo.”

Total
0
Shares

Leave a Reply

Related Posts